Thursday, Aug 17th

Last update02:01:41 AM GMT

Esta en Alimentos y Bebidas Festival gastronómico en NH Punta cana

Festival gastronómico en NH Punta cana

Degustacion-2-200x300
DSC_8916-copia1-300x199

Antes que nada es bueno destacar que por primera vez en la historia de la gastronomía dominicana una cadena internacional de hoteles invita a un chef dominicano para hacer un festival de este tipo. De manera que, tanto para La Chefa, como para Casa Caribe, es un verdadero honor llegar hasta aquí.

 

Buen recibimiento en la cocina del hotel, cocineros y asistentes nos ayudan a descargar el carro con los equipos y utensilios que traemos, entre ellos una olla a presión y tres sartenes…. no es que aquí no haya este tipo de instrumental, la diferencia está en las proporciones…. En las enormes cocinas de los restaurantes del complejo Now Larimar, hay de todo pero en tamaño gigante.
Esto me hace recordar un chiste del dibujante ítalo-chileno “Lukas”, en el cual un coronel prueba la sopa del regimiento y dice : “Le falta una pizca de sal…. sargento cocinero, póngale cinco kilos…”
La Chefa, con su sonrisa abre puertas ya se entiende con todo el mundo…Naisha, su asistente, chequea que las compras correspondan con el listado. Hay que preveer muchas cosas, es un cóctel para 120 personas y luego dos cenas para 40 personas, muchos ingredientes, muchos detalles que cuidar.
La semana anterior coordinamos la logística con la directora del hotel y con la decoradora, todos contribuyen a que la idea de este Festival se materialice de la mejor manera.
Mientras, La Chefa está ocupada con las pruebas de un sorbete de Mamajuana, licor típico dominicano, el cual nos llega gracias a Alberto Beltré, propietario de La Hispaniola. Importante el sorbete, ya que en el menú degustación irá inmediatamente después del pescado, para despejar el paladar y dar paso a otros sabores. Daniel Gutiérrez y José Alberto Villanueva, son los chefs que el hotel designa para hacer de enlaces y sus aportes resultan vitales para hacer lo necesario en un tiempo limitado.
El primer desafío es la degustación al equipo de ejecutivos del hotel, un grupo de diez personas entre los cuales están los dueños del hotel, el chef corporativo y los chefs de los hoteles del complejo.
En la cocina ya está la fotógrafa Anabelle Pérez, quien registra todo el proceso de montaje de los platos. Este espacio, caluroso y  habitualmente lleno de hombres, cambia por algunas horas con la presencia de La Chefa y su equipo que desde temprano está trabajando.
Hay cierta tensión en el ambiente – es inevitable-, muchas preguntas de los cocineros asistentes del hotel, ya que es primera vez que se hace un servicio tan diferente en las presentaciones de los platos.
Los destellos del flash ya se empiezan a hacer habituales y la cocina tiende a su ritmo normal. La Chefa luce tranquila dando instrucciones y explicaciones al personal para que cada plato salga como lo ha diseñado.
Llegan los ejecutivos y comienza el servicio, salen los primeros platos y todo el personal de la cocina se alinea con nuestra chef directora.
Ahora a esperar las reacciones de los comensales….
Buenas noticias llegan desde el comedor, los platos gustan por sabor y presentación. Terminado el servicio, el chef corporativo entra a la cocina para felicitar a La Chefa.
Contentos con el resultado, nos vamos a descansar por un par de horas.
Ya estamos de vuelta en el restaurante para una reunión con los altos ejecutivos de la cadena hotelera.  Se confirman las opiniones en general, cada quien tiene su plato favorito; claro, hay detalles que cuidar y se toman decisiones para el cóctel de apertura y las cenas posteriores. La primera etapa concluye exitosamente.
Día de la apertura
La tarea del día es preparar el cóctel de apertura, que estará compuesto principalmente por versiones pequeñas del menú degustación de las cenas.
Los invitados son empresarios y altos ejecutivos de las empresas de la zona  de Bávaro-Punta Cana, tour operadores, hoteleros, empresas de servicios y medios de comunicación locales. Buena parte son extranjeros de diferentes nacionalidades.
El restaurante se ha ambientado para la ocasión, plantas y flores son las protagonistas. Un pianista y un saxofonista aportan la música.
Por su parte, Juan Espinal, ejecutivo de El Catador, ha traído los vinos para el maridaje.  Para los entrantes una cava Segura Viudas Brut Reserva, D.O Penedés, para las entradas un Protos Verdejo 2011, D.O. Rueda y para los platos de fondo un Barón de Ley Reserva 2006, D.O.C.a. Rioja.  Todos de excelente calidad y servidos a las temperaturas adecuadas.
Buen ambiente, interesantes conversaciones con los invitados que empiezan a anotarse para las cenas de viernes y sábado.
Cada servicio es seguido de preguntas acerca de la preparaciones y el equipo de camareros va dando respuestas informadas y correctas.
Recibimos muy buenos comentarios de los invitados y La Chefa empieza a recibir las primeras felicitaciones.

Las cenas por invitación
Llega el momento de la verdad con la primera cena. Dentro de la cocina unos veinte cocineros están atentos a todos los movimientos de La Chefa y su asistente. El italiano Saverio Corleto, chef ejecutivo del complejo hotelero, encabeza las sugerencias para facilitar el trabajo y éstas son bienvenidas. Todos contribuyen a que las cosas fluyan dentro de la cocina.
Llegan los primeros invitados y se da comienzo al servicio. Un grupo de expertos camareros, previamente instruidos, lleva los platos a las mesas. Carlos Familia, el capitán, está atento al flujo de su personal y apoya a quienes lo necesitan. Así, el servicio es de primera y los comensales resultan atendidos de la mejor manera.
Comienzan los primeros comentarios y los camareros transmiten a la cocina que los platos gustan y mucho. Vemos caras de sorpresa al ver las presentaciones y también al degustar cada uno de los nueve tiempos que componen este menú, entre los cuales están :
Ensalada de queso de hoja empanizado con vinagreta de chinola, emulsión de guayaba y balsámico sobre hojas de lechugas variadas, Crema de yuca y queso de hoja con tropiezos de hongos Portobello, queso Emmental y ají gustoso caramelizado, Pechugas de pollo rellenas de puré de plátano maduro, cilantro y tocineta, con salsa de pimentón y ají gustoso acompañadas de moro de habichuelas negras y prosciutto, Estofado de cabrito a la cerveza acompañado de chenchén gratinado y en los postres dos sorprendentes recreaciones, Tembleque de coco en sopa fría de frambuesa al ron extra viejo y Pastel de queso y chocolate blanco con mermelada de chinola natural.
A la hora de los postres, La Chefa sirve los platos y obtiene de primera mano los comentarios de los invitados. La mayoría son sinceros agradecimientos por el placer de degustar nuevos sabores.
Tras bastidores, Naisha la asistente de La Chefa se corta un dedo. Pasada la medianoche la llevamos a emergencias de Hospiten, cuyo director general es uno de los comensales. Tres puntos y una vacuna antetánica son el remedio.
Para la cena del sábado hay que reconfigurar la producción, el accidente de la noche anterior lo obliga, pero ya la logística dentro de la cocina se hace más fácil y fluida.
El servicio mantiene su nivel y el restaurante luce lleno, en un ambiente más festivo. También es mas variada la representación internacional entre los invitados; colombianos, italianos, rusos, chilenos y españoles prueban esta nueva cocina.
Como “un masaje al paladar” define la experiencia Bismark Guzman, empresario gastronómico dominicano. “Gratamente sorprendidos” se manifiesta una pareja de empresarios colombianos. “Nunca había probado antes la comida dominicana” es un comentario que se repite entre los españoles. Cada quien tiene sus platos favoritos, pero todos coinciden en un mismo calificativo: “Excelente”.
Así, los objetivos de este festival se cumplen plenamente. Los aromas, sabores y presentaciones son de total gusto. La Nueva Cocina Dominicana ha salido de Casa Caribe y comienza un nuevo camino.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS